25/10/10

Carquinyolis o biscottis di Prato sin azúcar

Los carquinyolis  son una especie de pastas secas de pan tostado dulce con almendras muy típicas de Catalunya. Las primeras recetas de carquinyolis se encontraron hace un siglo y medio.

Son muy parecidos a los rosegones típicos de Valencia y a los cantuccini o biscotti di Prato típicos de Italia. La primera receta documentada proviene de un manuscrito de Amadio Baldanzi, un erudito pratense del siglo XVIII, conservado en el archivo de Prato. En este documento, al biscote se le llamaba a la genovesa. La receta fue después recuperada por el pastelero Antonio Mattei en el siglo XIX, y ha llegado a nuestros días con variantes más o menos modernas. El mismo pastelero lo presentó a la Exposición Universal de París de 1867, recibiendo una mención especial (extraïdo de la wikipedia).

Existen muchísimas recetas diferentes de carquinyolis. Aquí os dejo algunas:


Esta receta es la propuesta mensual de Whole Kitchen Círculo dulce.



La que he utilizado la he obtenido de ellos, pero reduciendo las cantidades a la mitad. Era la primera vez que los hacía no me quería arriesgar a grandes experimentos. Os cuento:

Ingredientes

130 gr. de harina
90 gr de sirope de ágave
1,5 huevos
50 gr de almendras tostadas y sin piel
20 gr de nueces
3 gr. de levadura en polvo
1 pizca de sal
1 cdta. de extracto de vainilla
Chocolate negro sin azúcar
1 cucharada de leche

¿Cómo?

Encendemos el horno a 180 ºC, arriba y abajo. 

Ponemos las almendras peladas y las nueces en un mortero y las golpeamos un poco. Deben quedar trozos grandes.

Mezclamos la harina, la levadura y la sal en un bol.

Batimos los huevos y les añadimos la esencia de vainilla.

Ponemos en el bol de la panificadora el sirope, los huevos y la harina y le damos al programa de amasado sin fermentación (en mi caso el de pasta, amasa unos 15 minutos). He tenido que ir añadiendo harina ya que quedaba muy líquida (id haciendolo progresivamente a medida de cómo veáis la masa. He puesto unas 3 cucharadas más). Cuando los ingredientes esten bien integrados, añadir los frutos secos y dejad que amase durante unos minutos. La masa final es muy pegajosa y poco compacta, hay que ir con cuidado.



Enharinar una superficie (en mi caso el mármol) y poned la masa para darle forma. Para poder recuperar toda la masa, he tenido que utilizar una espátula. Añadid más harina si lo consideráis necesario.



Una vez tengáis la forma, ponedlo en una bandeja para horno. Yo la he cubierto de papel vegetal y le he puesto un poco de grasa por encima para que no se enganche (también le he puesto harina, pero luego he visto que no es necesario. Introducir en el horno durante 35 minutos.

Cuando la veáis compacta, sacar y dejar enfríar (unos 10 minutos).



Poner la función superior con ventilación en el horno a 120 º.

A continuación debéis hacer cortes verticales a la masa de más o menos 1 cm de ancho. En mi caso, he puesto la masa en una madera de cortar y he utilizado el cuchillo de sierra de cortar el pan y ha ido muy bien.

Poner en la bandeja e introducir en el horno. Cuando veáis que estan doraditos, darles la vuelta. Deben quedar bien secos.



Sacar del horno y ponerlos en una rejilla a enfriar. La mitad de los carquinyolis quedaran tal cual, pero a la otra mitad les he puesto un baño de chocolate negro por uno de los lados que les ha dado un toque genial.

Para hacer el baño de choco, sólo he puesto en un bol 2 o 3 grajeas de chocolate negro sin azúcar y la cucharada de leche. Al microondas a 650 durante 20 segundos. Al sacarlo, remover bien para deshacer todo el chocolate. Para bañar los carquinyolis, podéis ayudaros de un pincel o una cucharilla.



¡¡¡¡BON PROFIT!!!!

Información nutricional

Los carquinyolis son CH en estado puro. Los ingredientes básicos son harina, azúcar o sirope de agave y frutos secos, un total de 290 gr de CH. Han salido 18 carquinyolis y dos puntillas pequeñas de los laterales. Más o menos cada carquinyolis tiene unos 16 gr de CH ¡una ración y media! Si para desayunar teneís unas 4 raciones (es mi caso), el desayuno consistiria en un cafelito y 3 carquinyolis...vamos no me compensa, prefiero mis tostaditas o mi bocadillo.

Mi sugerencia es reservar estos pequeños placeres para los momentos que vayamos a hacer ejercicio (excursión por la montaña, clase aeróbica en el gimnasio, limpieza de casa intensa....) y cuando los niveles sean aptos para ello (vamos, si estáis a 200 por mucho ejercicio que vayáis a hacer, no os comáis un carquinyolis). 

10 comentarios:

  1. Que maravilla y con el chocolate, aun mas buenos.
    besos

    ResponderEliminar
  2. MºJosé y Amanda, muchísimas gracias por vuestras palabritas :D. Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Me encantan tus cálculos tan exactos de CH. Estoy mirando por encima mis magdalenas y tienen 3CH, que son justo lo que tomo yo en mi desayuno. Tú dices que tomas 4, un par de tostadas?
    Otra cosita, te salieron bien estos biscotti? te han gustado? Yo no sé si es que no puse suficiente sirope o es que como me han dicho dos personas ya el sirope no sirve para galletas, pero el caso es que me han salido sositos, los biscotti.

    ResponderEliminar
  4. Hola Rosanna!

    Yo tomo: 4 raciones en el desayuno, 5 en la comida y 3 en la cena.

    El desayuno lo voy rotando bastante. Por ejemplo, el viernes hice un briosche con manzana y eso es lo que estamos tomando estos días. Me tomo solo un buen trocito tostadito con mermelada y el café con leche y ya da las raciones de sobra. A veces me tomo un bocadillo de unos 30 gr y un par de galletas sin azúcar (hay unas estupendas, de las que hablaré en el blog dentro de poco). Y a veces un par de tostadas de pan bimbo integral son semillas (¡buenísimo el del Mercadona! ¡y muy baratito!).

    Después del rollazo que te he metido con el desayuno jajajajaj! te digo que todavia no he probado los biscottis. Pero mi pareja sí. Dicen que de gusto estan muy buenos, pero que no han quedado todo lo secos que debieran (por eso, en la receta que he puesto he subido un poco el tiempo y bajado la temperatura del horno).

    Estoy a puntito de hacer un pedido de tagatosa. Un edulcorante natural. Ya te contaré como va. He ido buscando por Internet a ver si lo encuentro en alguna tienda física, pero por ahora sólo está en Mercadiabet. Hicieron un articulo favorable en FEDE y voy a ver que tal. Porque el sirope, aunque no tenga efecto hipergluciante, son CH, y entonces los trocitos de pastel aptos se tienen que reducir, porque suman.

    Ai pobre, cada vez que me consultas algo te suelto un rollo impresionante :D. ¡¡¡Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  5. Qué bonitos te han quedado!!! Y con cobertura de chocolate ya debe ser... prohibitivo, jajaja
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  6. Hola Olga!!
    He venido a conocer tus Biscottis y Ohhhhhhhhhh grata sorpresa....... este Blog es todo un estuche de monerías!!!!

    Mucho te agradecería me permitieras entrar a dar un paseito d e s pa c i t oooooo por aquí.

    Bendiciones y a tus ordenes,
    GarEli

    Por cierto...... aca en Mexico no es nada fácil conseguir la miel de agave y aparte, el precio es estratosférico..... se ven exquisitos los Biscottis.

    ResponderEliminar
  7. Bañados con que original!!!! Y qué rico!!! Se ven deliciosos. ;)

    ResponderEliminar
  8. MABEL, ¡gracias guapa!

    GarEli, ¡bienvenida al blog! Eres muy amable con tus malabras. Puedes pasear todo lo que quieras por el blog. Por Méjico me parece que es más fácil encontrar la Stevia, ¿verdad? Y a precios muchos más razonables que por aquí. Un beso guapa,

    Catieu ¡gràcies per les teves paraules! No coneixia el teu blog i ha estat tot un plaer!

    Un abrazo para las tres,

    ResponderEliminar
  9. Anda, que ricos, y encima sin azúcar, así me los comería con menos remordimientos. Tengo pendiente de probar el sirope de ágave, a ver si lo encuentro.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Quizás también te resulte interesante...

Related Posts with Thumbnails

Entradas populares